Cartel del Confort: La empresaria de limpieza que ha luchado con “varios episodios de mafia”

Un complicado escenario de injusticia económica vuelve a enfrentar a los consumidores con las grandes empresas debido al conocido “Cartel del Confort” (colusión de las firmas CMPC y SCA), hecho que también afecta directamente a las pymes del rubro de limpieza desde donde acusan “competencia desleal”, “mafia” y estar inmersos en un “sistema perverso”.

Ese es el caso Gianina Figueroa, una pequeña empresaria de Valparaíso que con su compañía Pro Clean ha logrado sobrevivir pese a las dificultades que le ha puesto el mercado. “Durante muchos años el crecimiento que podíamos haber experimentado se ha visto mermado porque el mercado está absolutamente tomado por estas empresas coludidas”, cuenta a La Nación.

“La competencia siempre ha sido muy desleal, ellos tienen además influencias necesarias para cerrar grandes negocios a los cuales las pymes no podemos acceder aunque tengamos la posibilidad de distribuir y aunque tengamos excelentes productos a muy buenos precios. Las influencias de estos conglomerados son tan fuertes que traspasan todos los niveles de la sociedad, por ende las pymes somos perjudicadas”, agrega.

HECHOS PUNTUALES

Los obstáculos para Figueroa han sido varios en estos seis años que lleva con su empresa, escollos que parten desde el Gobierno hacia abajo. “Las licitaciones siempre se las ganan ellos, el Estado ha sido uno de los grandes compradores de estas dos compañías durante muchos años”, dice.

“Cuando hacían licitaciones, las hacían por dos años, (entonces) tú no tienes posibilidades de entrar a esos mercados y esos son los que hacen crecer a las pymes, los que hacen que las pymes demos trabajo, que podamos importar productos, fabricar otros, y nos dejan este 10% que tenemos que pelear entre las mismas pymes”, lanza.
Pero eso no es todo, indica, pues “ha habido varios episodios de mafia pero que no tengo la posibilidad de comprobarlos (…) por ejemplo no poder adquirir máquinas porque el proveedor que las hace tiene prohibición de vender a ciertos productores chilenos”.

Las pymes del rubro tampoco tienen posibilidad de vender sus productos a los supermercados, porque “salvo las marcas propias de las tiendas, el resto es sólo de estas dos grandes marcas, (entonces) tampoco se pueden vender cosas masivas”.

Por eso es que la mujer no duda en calificar el sistema de “súper perverso” para los pequeños empresarios de todo el país.

UNA VENTANA EN LA LIMPIEZA INDUSTRIAL

Debido a todas las dificultades que se le han presentado es que la emprendedora decidió seguir el camino de la limpieza industrial. “Yo atiendo restaurantes, hoteles, colegios, institutos, pero ese es el mercado que queda para nosotros porque el otro mercado está totalmente copado”, acusa.

“Se da la figura de siempre, del opresor y el oprimido. El opresor es gigantesco, tiene todas las influencias, todo el aparataje a su disposición, tiene hasta las leyes que lo favorecen”, reclama la mujer aludiendo a la ley que favorece a las empresas denunciantes.

Pese a todo, “hemos logrado sobrevivir con ingenio, porque las empresas grandes también fallan y ahí está uno para poder atender al cliente. A ellos no le interesan los clientes pequeños, hoteles, restaurantes que no compran grandes cantidades, y yo ofrezco despacho 24 horas, capacito a los trabajadores, doy insumos adicionales, etc.”.

UN LLAMADO A COMPRAR EN NEGOCIOS DE BARRIO

Una vez destapado el caso de colusión, Gianina recibió varios telefonazos de apoyo por su trabajo y lucha en contra de los grandes titanes del papel higiénico. Aprovechando ese impulso y lejos de querer salir beneficiada de este caso, hizo un llamado a la gente a comprar en negocios de barrio para beneficiar a las familias y no a las grandes empresas.

“Pienso en todos aquellos pequeños que han sido oprimidos en diversos ámbitos. Así que yo haría un llamado a toda la gente a comprar en negocios de barrio, en los negocios de la esquina porque así favorece directamente a una familia esforzada (…) compren en las ferias porque yo vivo a menos de 3 minutos en un lugar en el que hay 3 supermercados, donde la gente el fin de semana en vez de descansar o jugar con sus hijos, está comprando como que el mundo se va acabar”, manifiesta.

Continúa señalando que “si la gente quiere ayudar, que sienta que lo que a mí me pasó le ha pasado a muchos en diversos rubros a lo largo de la historia de este país, (por eso) compre en su negocio de barrio, compre la mayor cantidad de cosas en su negocio de barrio, con eso va a ayudar”.

Fuente: lanacion.cl

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter
Posted in categoria1, Destacadas, Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *