José Luis Ramírez

Reforma No Ataca Concentración Económica que Ha Barrido con la Micro y Pequeña Empresa

El secretario general de Unapyme, José Luis Ramírez, dijo que si bien con el proyecto mejoran sus condiciones de tributación, la mantención de “innecesarios estándares” para la gran empresa perpetúa un esquema similar al actual.

—¿Cuál es su análisis general sobre la reforma tributaria?
Esta nueva forma de imponer les toca a todas las empresas grandes, a todas las medianas, y solo a un pedacito de las empresas chicas, las que son muy potentes y con una muy buena rentabilidad. A nosotros, en general, no nos toca. Cuando se ha hecho el debate en Chile, nosotros hemos señalado que lo tributario no es realmente importante para nosotros.

—¿Qué supuestos de cambio se manejan en su sector?
Hicimos un ejercicio con utilidades de $15 millones, con utilidades de $50 millones, y hasta $100 millones. Esto, porque desde los $100 millones quedan empatados el impuesto de primera categoría con el global complementario, y desde ahí para arriba comienzan a pagar. En este último sentido (ver recuadro) se aprecia claramente como bajará la tributación, de $15.241.101 a $7.041.101 para utilidades de $100 millones anuales. Esto se da básicamente por la depreciación instantánea, que permitirá rebajar como gasto las utilidades reinvertidas, disminuyendo a su vez la base imponible.

—Ustedes plantean una contabilidad sin FUT… ¿no afecta entonces a la pequeña empresa?
El FUT solo tiene sentido en el caso de que haya mucha ganancia, por tanto no tienes cómo distribuirla. Por eso se va acumulando, y no paga impuesto. En la práctica, es un subsidio a las grandes empresas, se les terminan regalando plata, básicamente. En el caso de la pequeña empresa se da el caso contrario, muchas veces no se retiran las utilidades porque simplemente no hay caja para pagar ese impuesto, entonces se deja anotado en el FUT.

—¿En la práctica, por qué es tan importante la depreciación instantánea?
En el mundo en el que nos movemos se da mucha compra de segunda mano, tercera mano incluso. Los feriantes no compran camiones nuevos. En la industria manufacturera tampoco, usualmente es una máquina reacondicionada. Ahora se permitirá deducir estas inversiones como gasto. De hecho, nuestros planteamientos base realizan ese ejercicio sobre el 30% de las utilidades, pero mientras mayor sea esa inversión, menor será el pago de impuesto. Eso es muy bueno para nosotros.

—En ese sentido, ¿es esta reforma “propyme”?
Nosotros estamos claros que estos mecanismos, como la contabilidad simplificada y la depreciación instantánea, ayudan a la micro y pequeña empresa. Es lo que vamos a recomendar a nuestros asociados. Incluso la mediana empresa, hasta las 50.000 UF de ventas anuales optarán por esto. En todo caso, esto sí estaba contenido en la reforma original.

—Como gremio, ¿quedan satisfechos con el protocolo de acuerdo?
Nosotros creemos que hay que reformar más. Que sea como en Estados Unidos, o algunos países europeos. Igualar el impuesto a la renta con el global complementario. Eso es lo más justo. Hoy Chile no necesita los incentivos que en algún momento fueron necesarios. Lo que pasa es que hay gente que aún quiere seguir ganando con esos estándares. Eso juega en contra de la economía, porque la concentra, y ahí pierde la mypyme. A nosotros no nos va mejor o peor con un alza de tasas como la actual, la concentración económica es la que ha ido barriendo con la micro y pequeña empresa del país.

“Topes de Renta Presunta Derivarán en Elusión”
—¿Qué le parecen los topes de la renta presunta?
Queremos ser súper claros en esto. Lamentamos que hayan aumentado los techos de la renta presunta, porque será una de las formas más importantes de eludir impuestos. La inmensa mayoría de los que hoy están por renta presunta, muy probablemente no pagan ni un peso, ni la media UTM que pagan los feriantes. Por eso estábamos contentos por el tope de 2.400 UF. Creemos que todos debiesen tributar por renta efectiva, estamos por la formalización de las empresas, hoy hay tecnología para hacerlo.

—¿Qué otras medidas afectan en igual dirección?
No entiendo algunas facilidades que se dan para reinvertir en fondos mutuos, en papeles. El criterio inicial era que eso fuera para inversiones productivas en el propio negocio. No es posible que se llegue a un acuerdo en ese tipo, nos oponemos. También rechazamos que se aumente el tope a 100.000 UF en ventas anuales para tributar con el 14 ter (PYME). Se le abre una gran puerta a empresas grandes para aparentar ser pymes. Con el proyecto original tenían que “disfrazarse” rebajando un trecho de 75.000 UF, para estar favorecido por los estatutos, ahora basta con no facturar un par de ventas. Está claro que una empresa que tiene ventas por 150.000 UF se va a dividir en dos empresas. Ese es el problema que vemos con esa subida.

—Mucho se discutió que era necesario incluir más incentivos al ahorro y la inversión…
En la inmensa mayoría de los chilenos la reforma no afectaba. El 78% está exento del global complementario, y de ese 22%, los que ganan de $650.000 para arriba, empiezan pagando poquito hasta que sube considerablemente el ingreso. Por eso no entendí por qué Juan Pablo Swett estaba discutiendo tanto. Pero claro, él estaba hablando en pro de una minoría. Nosotros entendemos que si alguien tiene utilidades por sobre los límites que conversamos, entonces puede pagar impuestos. Esa es la discusión que hay de fondo. Hay un sector del tramo que más tiene que no está dispuesto a poner dinero. Me parece que, finalmente, no éramos el punto central del protocolo, en ese sentido.

 

Fuente: www.estrategia.cl

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter
Posted in Noticias.