La pequeña agricultura a 50 años de la Reforma Agraria: Pasado, Presente y Futuro.

Una de nuestros gremios asociados, Conagro, a 50 años de haberse originado la Reforma Agraria, comenta su postura y lo que han sido estos años para la agricultura familiar campesina y sus actores. Una ausencia de políticas adecuadas, sostenibles para el campesinado, que permitan que todo el canal se fortalezca, cuidando el bien más preciado como lo es la tierra. Por años hemos impulsado una política concentrada en ser potencia agroalimentaria, badsada en las exportaciones y, desde el gobierno militar, existe la privatización casi absoluta de todos nuestros recursos naturales.

La función social de la tierra y el agua como factores fundamentales para la producción de alimentos han quedado en el pasado. El agua, fuente de vida, es hoy para quien tiene dinero. Somos el único país del mundo donde las aguas y las tierras están separadas, privatizadas y extranjerizadas. En el modelo económico concentrador de la riqueza que hoy tenemos, los campesinos Chilenos están desapareciendo.

El Estado no asume un rol protagónico para enfrentar los efectos del cambio climático; la desertificación o crecimiento del desierto, el empobrecimiento de los suelos, las lluvias torrenciales, las severas sequías, los incendios incontrolables y la desaparición de la flora y la fauna. Todos ellos acrecentados por una estrategia rural que privilegia el monocultivo, que no respeta la diversidad local y excluye la economía y agrocultura campesina.

Dejamos interesante análisis:

Cincuentenario de la Reforma Agraria Chilena- Posición de la Confederación Campesina CONAGRO

forestales-701

El presente:  El modelo Neoliberal

1. En el Chile del año 2017, la tierra y el agua son simples mercaderías. Es el año del Cincuentenario de la Reforma Agraria, y aun vivimos con el modelo económico impuesto tras el golpe cívico militar de 1973. Los gobiernos democráticos han mantenido la esencia de las políticas de la Contra Reforma Agraria impuesta a sangre y fuego contra los campesinos.
derechos-de-agua-14

2. La función social de la tierra y el agua como factores fundamentales para la producción de alimentos han quedado en el pasado. El agua, fuente de vida, es hoy para quien tiene dinero. Somos el único país del mundo donde las aguas y las tierras están separadas, privatizadas y extranjerizadas. En el modelo económico concentrador de la riqueza que hoy tenemos, los campesinos Chilenos están desapareciendo.
3. La propiedad de la tierra agrícola, del agua y de las reservas naturales, se concentran en manos de empresas nacionales y extranjeras. La explotación indiscriminada de los recursos va transformando y dañando el entorno rural. Las políticas neoliberales permiten los abusos, con el pretexto que en el desarrollo el mercado, lo regula todo. Los hechos demuestran la colusión de los poderosos controlando el mercado en su beneficio.
4. Las políticas del modelo forestal y agroexportador vigente no responden a las necesidades de sostenibilidad y equidad en el mundo rural. Los sectores económicos y políticos dominantes son los principales responsables del uso abusivo de los recursos naturales, del deterioro del medio ambiente, del daño a la biodiversidad y de la dependencia creciente en la importación de alimentos.
5. El Estado no asume un rol protagónico para enfrentar los efectos del cambio climático; la desertificación o crecimiento del desierto, el empobrecimiento de los suelos, las lluvias torrenciales, las severas sequías, los incendios incontrolables y la desaparición de la flora y la fauna. Todos ellos acrecentados por una estrategia rural que privilegia el monocultivo, que no respeta la diversidad local y excluye la economía y agrocultura campesina.

reforma agraria

El pasado:  La Tierra para el que la trabaja

1. Antes de la Reforma Agraria, los campesinos chilenos y sus familias vivían aislados en las haciendas y latifundios donde trabajaban como obligados o inquilinos. En general habitaban chozas miserables, su vida se desarrollaba en condiciones de semiesclavitud, no eran considerados sujetos de derechos.

2. Fue normal que los patrones violaran a las hijas de los campesinos en lo que se conoció como “derecho de pernada”. El “patrón”, pagaba en especies remplazando el dinero, proveía los víveres desde su negocio llamado pulpería, y al terminar el mes o la temporada de cosecha, se ajustaban las cuentas y el campesino quedada endeudado.

3. Hasta mediados del siglo 20, la mitad de la población vivía en los campos, sin organización de ningún tipo y cuando intentaban hacerlo eran masacrados. El campesino trabajaba de sol a sol y no tenía derechos políticos. Los patrones formando parte de la clase social que ejercía el poder de la nación, llevaban a los campesinos a votar por sus candidatos, proveyéndoles también la religión que debían seguir.

4. La Hacienda y el Latifundio, se caracterizaron por ser grandes concentraciones de la propiedad de la tierra, el no pago de impuestos a la propiedad, tierras improductivas y relaciones laborales bajo un sistema de inquilinaje injusto y oprobioso de los campesinos y sus familias. Mientras la población nacional crecía más que la producción agrícola, lo que obligaba a importar cantidades importantes de alimentos.

5. En el plano internacional la guerra fría repartía al planeta, e inmersa en ella el país iniciaba su desarrollo industrial, con tierras improductivas y relaciones de explotación semifeudales. Fueron estos factores los que generaron, en la sociedad chilena, la necesidad de impulsar reformas para incorporar al mundo rural al desarrollo nacional.

6.- La Reforma Agraria fue un proceso transformador y de justicia social que dio libertad y dignidad a los campesinos. Con la promulgación de un conjunto de leyes la sociedad chilena incorporó a los campesinos a la condición de ciudadanos, con acceso a la propiedad de la tierra, al dinero, a la jornada de 8 horas de trabajo, a las vacaciones, a la semana corrida. Y en los campos llega la participación social, florecen los sindicatos, surgen los centros de madres y también los Consejos Comunales Campesinos.

7. En paralelo, el sector latifundista al ser expropiadas parte de sus tierras, se sintió despojado de su estatus social, de su poder económico y político, lo que les lleva a promover con todos los medios a su alcance el rencor contra los campesinos, a los que ven como adversarios, acusándoles de destruir la propiedad privada, el estado de derecho, la familia y la libertad.

agricultores

El futuro: La Preservaciones de los Campesinos

1. El modelo económico imperante en Chile destruye la naturaleza y termina con los campesinos, con sus formas de producción, con su cultura y sus tradiciones populares. Se requiere una nueva estrategia de desarrollo rural sostenible e inclusiva, donde los derechos y las necesidades humanas sean el centro de la atención y no la ganancia y el lucro.

2. El Estado de Chile, tiene el deber de proteger los bienes del país para las actuales y futuras generaciones. Nuestro país está considerado entre los más injustos del mundo en el acceso a la tierra y al agua. Hay que superar la pérdida de soberanía y la especulación de los recursos nacionales poniendo límites a la concentración de la tierra, y de las aguas, las que hoy están en manos de empresas forestales, agroindustriales y consorcios extranjeros.

3.- El cambio climático está afectando gravemente la producción diversificada y la sobrevivencia de la pequeña agricultura y pobladores rurales. Las autoridades del país deben cumplir y hacer cumplir los compromisos internacionales respecto de la implementación de políticas destinadas a la mitigación de los daños que afectan la producción y la vida en el campo.

4.- Se requieren políticas nacionales diferenciadas para la Pequeña Agricultura y Agricultura Familiar, que limiten el monocultivo y garanticen la existencia y condiciones para el desarrollo integral a los campesinos, trabajadores agrícolas, mujeres y jóvenes rurales. Las Naciones Unidas reconocen el rol fundamental de ellos en la producción de alimentos y el cuidado de la biodiversidad.

5.- El campesinado como proveedor de alimentos sanos para la población, requiere del Estado políticas diferenciadas que les resguarde de la competencia desigual, donde compran caro y vende barato. Las agroculturas y economías campesinas, solo pueden progresar económico y socialmente, cuando se protege el medio ambiente. Condiciones indispensables para proteger semillas, producir sano, surtir compras públicas, mercados locales, circuitos cortos de comercio y obtener precios justos.

6.- La participación social de los campesinos y de las comunidades rurales organizadas, deben ser actor protagónico en la construcción de nuevas estrategias agrarias integradoras. Las realidades, las necesidades y posibilidades territoriales y locales, deben quedar plasmadas como complemento y articulación en el diseño de las macropolíticas nacionales de desarrollo rural sostenible.

Fuente: Confederación Campesina CONAGRO

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter
Posted in Noticias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *